Cuaresma. Tiempo de cuaresma


Este tiempo del Año Litúrgico, la Cuaresma, se caracteriza por el llamado a la conversión.
CUARESMA.

La palabra Cuaresma viene del latín y significa cuarenta, es el tiempo del año litúrgico que va entre el Miércoles de Ceniza y el Domingo de Ramos, en el cual la liturgia está centrada en los temas de la renovación espiritual, la penitencia, la misericordia divina y la liberación de las estructuras de la injusticia y del pecado.

Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas.

Cuaresma es el gran tiempo bautismal y penitencial de la Iglesia, los cuarenta días de conversión y purificación interior que nos preparan a la mayor fiesta cristiana del año, la Pascua. La Cuaresma entera es un signo sagrado, un tiempo sacramental de gracia y crecimiento interior.
Es, por excelencia, el tiempo de conversión y penitencia del año litúrgico. Por eso, en la eucaristía no se canta el “Gloria” al final del acto penitencial (excepto el Jueves Santo en la misa de la Cena del Señor), ni el “Aleluya” antes del Evangelio y el color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

Es día Miércoles de ceniza es día de ayuno y abstinencia, al igual que el Viernes Santo, de acuerdo con los mandamientos de la Iglesia, por tanto los mayores de 14 años y hasta los 60 años deben guardar este precepto.
El ayuno consiste en abstenerse de comer, salvo agua y una comida ligera durante el día, aquellas personas que por motivos de salud no puedan hacerlo, deberán ofrecer algún otro sacrificio en sustitución del ayuno.
Por su parte la abstinencia consiste en no comer carne de cualquier animal de sangre caliente o el caldo hecho con la misma y debe practicarse no solo el Miércoles de Ceniza sino todos los días viernes de Cuaresma.
La Iglesia nos induce a un cambio en nuestras vidas, a una conversión de nuestro espíritu, nos impulsa a una revisión e introspección, a vernos a nosotros mismos por dentro, considerar nuestras miserias y nuestros pecados y arrepentirnos pidiéndole perdón al Señor.
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

Entradas populares

Destacado

Cactus con flores y suculentas

Para muchas personas, las que amamos los cactus, son las flores más bellas. Embellecen los espacios, tanto los patios, terrazas y jardi...

Etiquetas