Oración simple de San Francisco de Asís.

Esta es un hermosa oración que nos dejó San Francisco, Él meditaba la Palabra de Dios y luego la ponía en práctica, de ahí la riqueza de esta oración, ya que era su forma de vida, quizás nos ayude a refleccionar y tratar de vivirla cada día y así crecer como persona y ser más feliz.

Oración simple de San Francisco de Asis.
Señor, haz de mí un instrumento de tu Paz.
Allí donde haya odio, que yo ponga amor.
Allí donde haya ofensa que yo ponga el perdón.
Allí donde haya discordia, que yo ponga la unión.
Allí donde haya error, que yo ponga la verdad.
Allí donde haya dudas, que yo ponga la fe.
Allí donde haya desesperación, que yo ponga esperanza.
Allí donde haya tinieblas, que yo ponga tu luz.
Allí donde haya tristeza, que yo ponga alegría.

¡Oh Maestro, que yo no busque tanto
ser consolado como consolar,
ser comprendido como comprender,
ser amado como amar!

Porque: es dando como uno recibe,
es olvidándose, como uno encuentra
es perdonando, como uno es perdonado,
es muriendo como uno resucita a la vida eterna.



Compartir en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

6 comentarios :

  1. Q dINdas CarIcAtUrAS...........

    ResponderEliminar
  2. Muy lindas las tarjetas, felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. EXCELENTES DIBUJOS. GRACIAS POR COMPARTIRLOS CON NOSOTROS. LES DARÉ UN EXCELENTE USO EN LA EVANGELIZACIÓN.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por ayudar a que los niños vean nuestra religion, como algo bonito e interesante

    ResponderEliminar
  5. oración para los niños
    Señor, haz de mí un instrumento de tu Paz.
    Donde haya odio, ponga yo amor.
    Donde haya ofensa, ponga yo perdón.
    Donde haya discordia, ponga yo unión.
    Donde haya error, ponga yo verdad.
    Donde haya dudas, ponga yo fe.
    Donde haya angustia, ponga yo esperanza.
    Donde haya tinieblas, ponga yo tu luz.
    Donde haya tristeza, ponga yo alegría.
    ¡Oh Maestro, que yo no busque tanto
    en ser consolado como en consolar,
    en ser comprendido como en comprender,
    en ser amado como en amar!
    Porque dando se recibe,
    olvindando se encuentra,
    perdonando, se es perdonado,
    muriendo, se resucita a la vida eterna.
    Amén.

    besos

    ResponderEliminar
  6. Es una oración hermosa. Soy de Uruguay y Gracias a Dios tuve la oportunidad de viajar el mes pasado a Asis, donde vivió y murió San Francisco; así como también de conocer cada rinconcito dónde él estuvo. Ese lugar es una Bendición y uno no quiere volver, porque allí está la simpleza de lo hermoso, de que todo es hermoso. Gracias por presentar material de San Francisco, soy docente y aquí en Uruguay sólo en colegios católicos se da enseñanza religiosa a los niños.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Destacado

Carpeta forrada con tela y arpillera

Para realizar esta manualidad necesitamos: •una carpeta. •tela etampada. •plavinil grueso. •contac de color con brillo. ...

Etiquetas